martes, 7 de febrero de 2017

Te debo un poema de amor




Tal vez fue entre la niebla o cuando el otoño caía,
ayer cuando temblaba, el año pasado o el anterior,
quizá fue entonces, se me rompió un poema entre los dedos
antes o después de que el dolor se desvaneciera
el poema quedó en suspenso, prendido a un recuerdo,
que ya no vivía,
flotaban las palabras de siempre, tan rozadas, tan sentidas
entre tú y yo, piel, renuncia, abrazo, deseo,
nada nuevo entre los amantes, a estrenar para nosotros,
renacíamos juntos, creímos reinventar
eso tan trillado que florece en primavera
o cuando el frío ahoga, eso que llaman amor, amor eterno.
Y fue tan lento, tu abandono, tan lento como un adiós
que no se nombra, y su sombra crece, abraza el alma
y se congelan las palabras, y nada suena entorno a ti,
poco a poco te vas, y tu sonrisa queda atrapada,
en el olvido te fundes y tu voz se apaga y tu risa
es eco en la cima de una montaña que no alcanza
el cielo que prometías.

Y regresas a tu paz, dejándome el tormento y la vergüenza,

soledad inesperada,
mentiras habituales, traición por costumbre, 
vulgar aliado de la cobardía tu silencio, 
te comprendo, tan manido, tan usado,
nada nuevo y un poema encerrado  
que gritaría orgullo y decepción, horas entregadas,
ternura malgastada, amor vencido, antes y ahora.


No hay letras desnudas, todas van vestidas de piel desgarrada,

no hay alma que no se encoja entre sentimientos.
No hay poema de adiós que no estalle y escupa tinta de odio
hasta que las palabras y su dolor acuden solas al poema,
un poema al que las palabras empujan, palabras que se rebelan,
entonces y ahora, saben ser promesa,
luchan por ellas, se niegan a no ser,
palabras que cumplen y son 
un poema de amor.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada